sábado, 10 de marzo de 2018

LA CLAVE DEL DINERO


En este artículo quiero hacerte llegar algo acerca del dinero que siempre está ahí, presente, pero casi nadie lo percibe ni se da cuenta. Es obvio que algo así se convierte en una clave: aquello que te permite tener una relación completa y enraizada con el dinero.

Nuestra percepción del dinero y la forma en que lo utilizamos tiene dos elementos que podemos reconocer fácilmente. El primero es que el dinero es algo muy material, aunque también le demos formatos virtuales (tarjetas bancarias, transferencias electrónicas…). Y el segundo es relativo a la densidad y la carga que casi todos proyectamos sobre el dinero: especulamos con él, esperamos mucho servicio y utilidad de su parte, lo usamos como vehículo de abundancia y/o de carencia.

En otras palabras: casi nunca tratamos al dinero con actitudes más “ligeras” como podrían ser amor, calidez, ternura… El dinero material es como un “contenedor” de actitudes “duras” de la humanidad.

El dinero físico es pues, muy denso. Esto no está bien ni está mal: es así.

Lo que no sabemos es que el dinero es el único elemento "denso" del mundo material que lleva íntimamente asociado otro elemento “ligero”, muy sutil y etéreo (no material), como si de un hermano gemelo se tratase.

Ambos, el dinero material y el sutil, funcionan juntos. Están completamente sincronizados y unidos. Son una sola cosa funcionando en dos "niveles" distintos. Ésta es la clave que te quiero transmitir.

Si quieres tener una relación adecuada con el dinero necesitas tratar con ambas partes de él, la material y la sutil. Esto no se comprende, y por eso todos buscan las “reglas” materiales o energéticas que te pueden llevar a tener abundancia de dinero.

Pero esas reglas forman parte del mundo y de nuestra experiencia con él, y no tienen nada que ver con el aspecto sutil del dinero, que habita en otro “lugar”, lejos del mundo.

Solo puedes conectar con la parte sutil del dinero a través de tu capacidad de sentir, y de nada más. Si llegas a sentir ese dinero sutil, provocarás la unión de ambos aspectos del dinero, lo que te te llevará a materializarlo de forma fuerte y sólida.

¿Y cómo se hace esto? Muy fácil. Haz lo siguiente las veces que quieras y luego olvídalo, sin esperar nada ni convertirlo en un ritual, ni con propósito alguno:

Toma un billete cualquiera y sostenlo en el centro mismo de tu pecho (NO en el corazón) y respira, poniendo consciencia y atención en el movimiento de tu respiración, centrándola en mitad de tu pecho y en el billete.

Mantente ahí respirando hasta que aparezca una emoción en mitad de tu pecho, o tal vez un vacío, o una sensación.

Esa emoción o sensación es tu vínculo personal con el dinero sutil. Acabas de unir ambos aspectos del dinero. Has abierto esa puerta quizás por primera vez...


Cruzar esa puerta y lo que hallarás tras ella es una nueva forma de estar en la vida.




3 comentarios:

¡Gracias por tu visita y tus comentarios!